Aprendiendo a Tomar Jugos Verdes

Aprendiendo a Tomar Jugos Verdes

 

Las cadenas de comida rápida hacen grandes campañas publicitarias para vender comida chatarra, con gran éxito sobre todo en nuestros niños y jóvenes, quienes a la larga pagan un alto precio a costa de su salud, como la obesidad y muchas otras enfermedades. Con preocupación veo que casi nadie promueve el consumo de frutas y verduras. Pienso que suponen que los productos que vienen de la naturaleza no necesitan publicidad, porque en el fondo la mayoría de las personas reconocen su valor nutricional.

A pesar de esto, tengo tiempo observando una tendencia muy interesante… muchas personas han decidido dar un cambio radical en su alimentación y volcarse al VERDE y a lo natural.

Me encuentro gratamente sorprendida al observar la preferencia entre algunos conocidos y amigos en relación a los JUGOS VERDES. La primera vez que escuché hablar de los mismos me pareció espantoso y me imaginaba que literalmente sabían a HIERBA; luego de familiarizarme más con el tema y saber que mis coaches los consumen con frecuencia, me animé a probarlos y me parecieron divinos.

Al principio, hice incipientes mezclas, me resistía a tomarlos porque no me gustaba las combinaciones que hacía y me los tomaba casi obligada, pero cuando encontré las recetas adecuadas para mi paladar, continué haciéndolos y ahora es mi cuerpo el que los pide y me siento muy bien… Recuerda siempre que tu cuerpo es ese templo que debes cuidar y respetar porque estará contigo para toda la vida.

Hacer la mezcla correcta te dará beneficios increíbles… combinaciones de “verdes” que de lo contrario no ingerirías en tu dieta diaria o sería difícil incluirlos. Es importante tener en cuenta que aunque los jugos son ricos, no se equiparan con una deliciosa torta de chocolate. De vez en cuando puedes darte ese gusto “DULCE”, durante el fin de semana o en cualquier ocasión especial.

A continuación te muestro algunos resultados positivos que he evidenciado al incluir en mi dieta semanal los jugos verdes:

• Al tomarlos, me siento satisfecha y no tengo la necesidad de comer otros alimentos poco nutritivos.

• He perdido peso al tomarlos entre comidas, es decir, a mitad de mañana o de merienda por la tarde.

• Siento un incremento considerable en mis niveles de energía y eso me hace sentir muy bien.

• Me siento mucho más saludable.

Nota: Cuando me refiero a jugos hablo de smoothies o batidos, en algunos países la descripción de los mismos puede variar, pero básicamente se resumen a colocar todos los ingredientes en la licuadora y consumir su resultado.

Algunas de mis recetas:

Preparación:

Receta 1:

• 1 manojo de espinaca bien lavada

• Algunas hojitas de perejil, albahaca o menta

• 1 cambur o naranja

• Aceite de coco o dos pequeños trozos de coco natural

Receta 2:

• 1/2 pepino

• 1 ramo de acelgas bien lavada

• 1 cambur, manzana o naranja

• Aceite de coco o dos pequeños trozos de coco natural

La fruta le provee el gusto dulce que ayuda a neutralizar el sabor del “verde”. El coco tiene propiedades maravillosas y también le agrega un toque especial.

Debes agregar todos los ingredientes en la licuadora y mezclarlos bien hasta que estén bien disueltos y el jugo tome una textura “suave” y agradable al paladar.

Hay muchas recetas disponibles en internet con ingredientes muy variados, lo importante es que te atrevas a hacer tus mezclas y puedas disfrutar los beneficios que otorga este maravilloso cambio en tu dieta.

Comparte este artículo

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Pinterest

Laura

No comments yet.

Deja un comentario