Tu Piel

Tu Piel

 

Si te gusta la playa y las actividades al aire libre, es importante tener en consideración que estar expuesto al sol es muy sabroso pero tiene efectos peligrosos para nuestra piel.

En los últimos años, se ha demostrado un incremento considerable en los casos de cáncer de piel y son varios los factores relacionados con este fenómeno: la falta del uso del protector solar y el hueco en la capa de ozono… el cual permite la entrada de los rayos ultra-violeta, estos extremadamente dañinos para nuestra piel.

Cuidarse del sol es tan importante como cepillarse los dientes y comer sano. Recuerda que la piel es nuestra cubierta ante el mundo 😉

La piel tiene memoria… por ende es importante cuidarnos constantemente e inculcar en los niños desde temprana edad la importancia del cuidado de la misma.

Algunas Recomendaciones:

El buen bronceado: es bonito tener un buen bronceado pero hay que ser inteligente en la manera de obtenerlo. Es recomendable tomar sol temprano por la mañana (hasta las 11) o luego de las 3.30 pm cuando su intensidad disminuye. Por lo general la gente piensa que de 11 – 3, es cuando se logra el mejor bronceado y es todo lo contrario porque a estas horas la piel literalmente se achicharra.

Los días nublados engañan: la radiación solar traspasa las nubes en aproximadamente un 40% (crean un efecto lupa con el sol), utiliza el protector solar aunque el día no esté radiante.

Al manejar: las ventanas del auto no nos protegen de la luz solar. En viajes largos se recomienda utilizar el protector en las áreas más expuestas (cara, manos y brazos).

En la ciudad y la montaña: El cuidado debe estar presente en cualquier actividad que realices al aire libre, no sólo cuando vas de paseo a la playa; si sales a caminar, trotar, o montar bicicleta toma tus precauciones. En las montañas, aunque haga frío, debes recordar que por la altura estás más cerca del sol y la radiación es más fuerte y directa.

En otoño e invierno: es normal pensar que por no sentir el calor del sol en nuestra piel el mismo tiene un efecto distinto y es totalmente falso. Protege sobre todo tu rostro… la zona más expuesta de tu cuerpo.

Protector Solar:  utiliza un protector solar de alta denominación (mínimo de 30 SPF) cuando estés expuesto sobre todo en las horas más peligrosas. Evita los bronceadores.

Aunque el protector diga en su etiqueta contra agua/waterproof, debes tener en cuenta que no dura todo el día y que debes colocar aplicaciones adicionales cada dos horas.

Manchas: El sol tiene otro lado oscuro….. si no te proteges, a largo plazo aparecen manchas indeseables poco atractivas y arrugas adicionales, así que a cuidar la cara que mostramos ante el mundo.

A los señores de la casa: algunos estudios indican que ciertos cáncer de piel son más comunes en hombres que en mujeres… la piel del hombre no es de acero como algunos creen y a muchos nos les gusta utilizar protector… así que a cuidarse y dar el ejemplo!

Hidrata tu piel: luego de haberte expuesto al sol, hidrátala con aceite de coco natural, de almendras o una crema hidratante, preferiblemente que contenga sábila.

Evita las cabinas de bronceado artificial: se han reportado casos de cáncer por la exposición ante la luz artificial… nada recomendable.

Los rayos del sol son necesarios para la vida, nos carga de energía y vitamina B… se astuto y recarga tus baterías inteligentemente.

Trata bien a tu piel, toma consciencia y la próxima vez que hagas actividades al aire libre, recuerda llevar puesto tu protector solar.

Laura.

Nota: si te gustó este artículo compártelo para crear:

#conscienciaparatupiel

#conscienciasolar

 

Comparte este artículo

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Pinterest

Laura

No comments yet.

Deja un comentario