Venezuela Duele Verte Así

Venezuela Duele Verte Así

 

En mi reciente viaje a Venezuela pude notar que el corazón amable de la mayoría de los venezolanos sigue estando presente… en otros esa amabilidad se esconde por los diversos malestares del vivir diario en una Venezuela que no parece ser la misma… y hay aquellos locos felices que ni la crisis ha logrado opacar esa chispa hermosa que es tan característica en el venezolano…

Venezuela, me dueles tanto… ¿en que momento fuiste tomada por esta delincuencia feroz y agresiva? Hay tantas preguntas con respuestas dolorosas…

¿Por qué han dejado de protegernos? ¿De tratarnos bien?

¿Por qué cada vez que te dejo, vuelve a mi ese sentimiento de sentir que quizás nunca más regrese?

¿Será acaso esta la última vez que vea mi precioso Ávila? O tendré que conformarme con el cuadro de mi bella Caracas colgado en la pared de mi sala?

Sólo el que ha sido inmigrante entiende ese dolor, esa impotencia que se asoma de a ratos…. Impotencia de querer volver y quizás no poder…. es el miedo y el temor de volver a un país que en ocasiones cuesta reconocer.

Nuestro país le dio la bienvenida a muchos ciudadanos extranjeros, aquellos que ayudaron a construirlo en la década de los 50s, 60s, 70’s y pare de contar….

Italianos, Españoles, Portugueses, Alemanes, Árabes, Colombianos, Ecuatorianos… todos de diferentes clases sociales fueron bienvenidos e incluidos en nuestra sociedad. El venezolano se caracterizó por respetar las diferencias ajenas en donde una inocente burla, despertaba solo algunas risas y no pasaba de eso… en nuestro país nunca hubo un marcado racismo ni clasismo como se observa claramente en otros países.

Y yo me pregunto, ¿cuántos de esos inmigrantes regresaron a sus países? Me atrevería a decir que sólo un porcentaje muy pequeño…. Venezuela es sinónimo de gente amable y cordial… hermosas playas… un agradable clima, un país con paisajes fascinantes e impactantes, por citar sólo algunas…

Todos convivíamos sin agredirnos, el respeto era una de nuestras principales virtudes… y si no pregúntenle a los Alemanes de la Colonia Tovar, a los Españoles de la Hermandad Gallega y la Candelaria, a los Italianos de los clubs y restaurantes italianos esparcidos a lo largo y ancho de nuestro país… a los árabes con sus ventas de Falafel en Pto. La Cruz y como estos podría continuar con una lista interminable, paseándome por los asiáticos y terminando con algunos franceses locos y simpáticos que se enamoraron de nuestra tierra y nunca más quisieron regresar a la suya….

Hijos, nietos, biznietos…. Todos ahora venezolanos de alma y corazón… muchos forzados a irse en los últimos tiempos por razones múltiples… por pérdidas de trabajo, por la tan temida inseguridad, por el absurdo costo de la vida, por el futuro incierto de los jóvenes que se gradúan del bachillerato y la universidad.

Un país con una mezcla cultural que lo hace único… en dónde al llamarte negro… negrita o el portugués, son solo muestras de cariño…

¿Acaso existe algún país como el que estoy describiendo?…. Avísenme porque yo solo conozco uno y lo están destruyendo….

Ahora estamos frente al fenómeno de una discriminación extraña…. Es decir, el que ha luchado honestamente por este país, el que con esfuerzo pudo ir a la universidad, lograr un mejor nivel de vida, comprarse un buen carro y una bonita casa es ahora víctima de una discriminación cargada de envidia y desprecio en donde tener “algo” es sinónimo de exclusión… “no eres de los nuestros y seguro te robaste lo que tienes… eres un escuálido y debes pagar por ello”…este resentimiento fue inoculado en las mentes de aquellos con poca educación y quienes lamentablemente no pueden ver más allá de sus narices.

Como si el problema se resolviera promoviendo el odio de los que tienen y los que no… el problema se resuelve dando oportunidades… enseñándole al pescador a pescar pero no llenándole la balsa de pescado, porque de esa manera se vuelve dependiente de un estado paternalista, que le da migajas y a cambio le pide sumisión total.

Estamos ante una ley del trabajo que estimula la falta de compromiso y el respeto hacia el trabajo, en donde ya no puedes botar a alguien si no cumple con sus asignaciones… ¿es esto progreso?

Antes había espacio para todos, el respeto y la solidaridad eran nuestras banderas y ahora nos sentimos expulsados en nuestro propio país por un grupo que ha promovido el odio y el resentimiento para dividirnos y lograr sus objetivos a través de estas creencias erradas.

Hay irrespeto, atropello, exclusión…. y yo en esta esquina a pesar de todo lo malo, me mantengo optimista esperando el próximo milagro… el renacimiento de Venezuela para volver a ser el mejor país del mundo.

Para compartir sobre temas variados relacionados con Venezuela, utiliza el HashTag en Twitter:

#VenezuelaTeQuiero

Del 01 al 06 de Julio un grupo de venezolanos estaremos compartiendo sobre diversos temas:

Cualquier cosa que esté inspirado en Venezuela (recetas, moda, maquillaje, un poema, reseña, reflexiones, fotografías, anécdotas, manualidades, artesanía, etc, etc.

Gracias,

 

Comparte este artículo

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Pinterest

Laura

No comments yet.

Deja un comentario