Si no decides, de igual manera estás decidiendo

Si no decides, de igual manera estás decidiendo

La procrastinación es el acto de postergar actividades o decisiones que se deben tomar con respecto a algo. Se observa tanto en decisiones pequeñas del día a día como en aquellas más complejas. Detrás de la misma se “evitan” situaciones que parecen incómodas o que generan dolor, por ejemplo, una persona que tiene una conversación pendiente que anticipa como conflictiva y que continuamente evade, o aquel que se queja de algún aspecto de su vida pero no hace nada al respecto para cambiarla.

 La procrastinación mantiene a las personas en una situación neutral en donde se puede presentar la sensación de no avanzar y es importante recordar que cuando no se decide indirectamente se está decidiendo.

 El ser humano tiene la capacidad de acostumbrarse fácilmente a eso que no quiere, se adecua y termina adaptándose a situaciones que en el fondo no desea vivir. El problema es que a la larga se pueden manifestar en nuestro cuerpo sensaciones de mucha rabia, mal humor, incapacidad, frustración, tristeza y eso puede convertirse en una bomba de tiempo, traduciéndose en una enfermedad o simplemente explotando de una manera incontrolada.

Al tomar una decisión difícil, ya sea personal o laboral, es importante contar con una actitud positiva que te ayude a vivir de una manera más calmada ese proceso que se puede presentar ante situaciones incómodas.

Recuerda, “El mundo se te viene abajo, pero solo bajas por un rato”.

La mejor manera de enfrentar el vacío o estos cambios incómodos es recordando el “factor de la temporalidad”, manteniendo presente que esa situación eventualmente pasará.

Otra manera de afrontar estos bajones es recordando que la vida es un cumulo de experiencias que están allí para ser vividas, para aprender y para continuar el camino.

 A manera de juego, si visualizas las vivencias diarias como una película, los momentos amargos son varias escenas que “tocan” en el guion de tu vida… y como en toda buena película, estarán siempre presentes las escenas tristes y también las felices.

Olvidamos con frecuencia que confiar en un mejor futuro, visualizar y alinearnos con lo que realmente queremos son las herramientas más poderosas con las que podemos contar para movernos en etapas de cambio o transición y para comenzar a experimentar la tan anhelada paz interior.

Laura.

Comparte este artículo

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Pinterest

Laura

2 Comments Added

Join Discusion
  1. Raul January 25, 2015 | Reply
    Gracias querida amiga.... me has dado un empujoncito el dia de hoy.... cuidese mucho que se le quiere OdP
    • Laura January 25, 2015 | Reply
      Hola Raúl Me alegro poder contribuir con ese empujoncito, luego me cuentas más detalles ;) Un abrazo,L.

Deja un comentario